Declaración para la convocatoria de la manifestación del 5 de noviembre

Las razones por las que salimos una vez más a la calle a protestar el 5 de noviembre siguen siendo las mismas. El 15 de mayo pedíamos una Democracia Participativa; el 19 de junio, nos oponíamos al Pacto del Euro y exigíamos la profundización en políticas sociales; el 25 de septiembre nos oponíamos a la sentencia del Tribunal Constitucional que favorecía la ejecución de hipotecas y salíamos en defensa de la Dación en pago; el 15 de octubre, en ciudades de todo el Mundo pedíamos a la misma vez un cambio de sistema a nivel global.

Sin embargo, ante todas nuestras peticiones esta élite político-financiera se contenta simplemente con darnos la espalda. Seguimos siendo meros números identificativos con un código de barras asignado; simples productores ocasionales, eslabones en una cadena que se autoalimenta causando la destrucción de los recursos del Planeta. Seguimos consumiendo compulsivamente todo aquello que nos venden como imprescindible, aunque a la larga no resulte tan necesario e incluso llegue a ser perjudicial, dándole importancia sólo a los beneficios obtenidos en sus balances a final de año. Seguimos en manos del capital cuyas contracciones orgásmicas se reflejan en la bolsa, relegando al ser humano a un segundo plano y convirtiéndolo en un elemento prescindible del sistema. Seguimos tolerando que se recorten y anulen nuestros derechos vilipendiando la dignidad del ser humano. Seguimos admitiendo como normales jubilaciones exorbitantes para los directivos de una banca obscena que ha creado esta crisis. Seguimos aceptando listas interminables en los servicios sanitarios, mientras el personal sanitario del que disponemos está en paro. Seguimos mirando impasibles como nuestros niños reciben la peor formación académica de toda la Unión Europea. Seguimos viendo pensiones de menos de 400 euros frente a pensiones vitalicias de más de 7.000 sólo por ser diputado o banquero. Seguimos creyendo justo que la Banca y la Judicatura desahucien a familias enteras por no poder pagar mientras afirmamos que la vivienda es un derecho fundamental. Seguimos resignados ante el hecho de que 8 de cada 10 parados de la Unión Europea estén aquí, alcanzando ya la trágica cifra de 5 millones de parados.

¡Basta! ¡Ha llegado el momento de decir basta, ya! Queremos el cambio y lo queremos ahora. Por todo ésto recuerden: este 5 de Noviembre tomemos todos los ciudadanos las calles; porque debe acabar la tiranía mediática, porque debe acabar la impunidad. Para que acabe la injusticia a la que se ve sometida la ciudadanía. Recuerden, el 5 de Noviembre, comenzaremos el cambio con ellos o sin ellos… Lo que tardemos dependerá de cuántos estemos en la calle…

Los comentarios están cerrados.

Comparte coche para la mani mundial del 15 de OCT